Bodega Lagarde, fundada en 1897, recibió la certificación de Sistema B como empresa de triple impacto de B Corporation, una organización global que agrupa a más de 2.500 compañías en 50 países y 130 sectores con un único fin: que todas las compañías compitan por ser las mejores para el mundo.

De esta manera, Lagarde se convirtió en la bodega más antigua de América y la más grande de Latinoamérica en sumarse a la comunidad mundial de Empresas B. 

Desde sus inicios, Lagarde acompañó la producción de sus vinos con un criterio de sustentabilidad a través de un modelo de gestión que promueve el respeto por las personas, la comunidad y el medio ambiente. En cada botella, honramos lo que la naturaleza nos ofrece a través de la tierra, el clima y la viña.

El Movimiento B no es guiado por ninguna ideología o persona en particular, sino por miles de personas que quieren trabajar por un mundo mejor. El eje fundamental se basa en la creencia de que las empresas pueden ser agentes de cambio y contribuir a la solución de las grandes problemáticas sociales y ambientales.

Se trabaja por una economía donde el éxito se mida por el bienestar de las personas, de las sociedades y la naturaleza.

POLITICA AMBIENTAL

A través de la presente Política Ambiental, Bodega Lagarde marca el compromiso de desarrollar en forma sostenible todas sus actividades, manteniendo el control permanente y la gestión de los aspectos ambientales, particularmente los más significativos. 

Para ello desarrolla un sistema de gestión ambiental que establece los lineamientos generales para la determinación de los objetivos ambientales que tienden a prevenir, minimizar y/o mitigar los impactos que sus actividades pudieran provocar. Estos son, a la vez, el disparador de actividades que contribuyen a la mejora continua ambiental.

Lo expresado anteriormente contribuirá al cumplimiento de la misión de posicionar a la Empresa, en el corto y mediano plazo, como un ejemplo de tradición familiar y excelencia. Esto se fundamenta en el respeto y cuidado del medio ambiente, logrando además flexibilidad para responder en forma rápida y eficiente a diversas exigencias ambientales, tanto legales como de actuales y/o futuros clientes, para mantener y acrecentar los mercados donde opera a fin de afianzar aún más la marca y con ello lograr la máxima rentabilidad posible. A los efectos de poder concretar los objetivos de esta Política Ambiental, será necesario tener en cuenta los principios que se detallan a continuación:

* Cumplir con los requisitos legales ambientales aplicables en los países donde opera la empresa y con los requisitos voluntariamente asumidos.

* Proteger el medio ambiente, trabajando de forma respetuosa, previniendo la contaminación y minimizando los efectos ambientales ocasionados por nuestra actividad.

 * Fomentar la investigación y el desarrollo de tecnologías que contribuyan a la mitigación del cambio climático y que posibiliten una utilización sostenible de los recursos naturales.

* Mantener la sensibilización y concienciación de todos nuestros empleados, fomentando la formación ambiental de los mismos y favoreciendo su participación activa, con la inclusión de las sugerencias de mejora propuestas por ellos con el objeto de fomentar la mejora continua.

* Establecer objetivos de uso racional de los recursos naturales, respetando la naturaleza y la biodiversidad en los entornos en los que Bodega Lagarde desarrolla sus actividades productivas y comerciales.

* Trabajar junto a nuestros proveedores de insumos y servicios en el desarrollo de un Programa de Compras con Preferencia Sustentable.

* Incluir el actual Sistema de Gestión Ambiental en la gestión integral de Bodega Lagarde, definiendo objetivos concretos, medibles y alcanzables.

* Mantener disponible y actualizada la información del SGA de acuerdo al principio de la necesidad de saber, asegurando su comunicación a los colaboradores y partes interesadas. 

Bodega Lagarde en su conjunto asume los principios expresados y se compromete a cumplirlos, buscando la mejora ambiental continua a través de la asignación de los recursos necesarios que aseguren la consecución exitosa de la presente política ambiental.

Respeto por las personas, la comunidad y el medio ambiente

Entre las prácticas responsables, estratégicas y proactivas que realizamos están:

CONCIENCIA HÍDRICA
El agua es un recurso indispensable, tanto para nuestra comunidad como para nuestros viñedos. Siendo un recurso limitado, en Lagarde profundizamos el control sobre el uso eficiente y responsable del agua, junto con una correcta ejecución del sistema de riego y mediante un sistema de tratamiento de efluentes que logra acondicionar las aguas que utilizadas en la bodega para su reúso agrícola en la finca.

IMPLEMENTACIÓN DE BOTELLAS ECO
Asumimos el compromiso de utilizar botellas ecológicas en todos nuestros vinos. Estas, al ser más livianas, contribuyen a disminuir la emisión de gases de carbono (CO2) en su producción, causando un menor impacto en el medioambiente.

GESTIÓN DE RESIDUOS
Contamos con un programa de clasificación de residuos en origen. Los residuos reciclables se distribuyen en cooperativas zonales para su tratamiento y aprovechamiento, a través de la empresa LIME Mendoza, quien se encarga también de la disposición final de los residuos no reciclables. A su vez, los residuos orgánicos son compostados para fortalecer las plantas y flores decorativas del restaurante y jardín de la Bodega.